Copyright 2017 - Custom text here
SEMINARIO DE PROFUNDIZACIÓN EN EL ÁREA DE PRIMERA INFANCIA


CARAMELOS DE VIOLETA
Hacia la dulce transformación de nuestras escuelas

 
A CARGO DE: MARI CARMEN DIEZ NAVARRO

(Pedagoga especialista española).


 
TEMARIO:

1- Escuchar para comprender. La escucha de la maestra a los niños (y viceversa)

2-Unos proyectos de trabajo no tan sólo pedagógicos. Trabajar "por proyectos" en el aula.

3-El cuerpo habla. Aprender a ras de suelo

4-La palabra se viste de belleza: * Contar es contar la vida * Poesías por alegrías * El teatro es un juego

 

ORIENTADO a:

 Docentes y educadores preescolares, primaria, INAU, psicólogos, psicomotricistas (estudiantes o graduados). Así como Directores de instituciones afines a la propuesta.


¿CUANDO?

FECHAS: 1ro. al 3 de setiembre del 2016
HORARIOS: .Jueves 1ro. y viernes 2: de 18 a 21 has., sábado 3: de 9 a 18 has.


¿DONDE?

Colegio Elbio Fernandez: Canelones 1382 MONTEVIDEO


ARANCELES:

Inscripción anticipada hasta el   31 de julio 2016: $ 2000 (dos mil pesos);
Del 1 de agosto a la realización del evento, si quedan cupos: $ 2500 (dos mil quinientos pesos). Grupos de 3 o más 10 % de descuento.


INSCRIPCIONES:

Locales de ABITAB de todo el país, mencionando ABITABNET nro.:1540

LUGARES LIMITADOS

ACREDITACIÓN:
A la finalización del Seminario se otorgará el correspondiente Certificado de
Asistencia.


ORGANIZA:
TALLER BARRADAS: arte y expresión



 
QUIEN ES MARI CARMEN DIEZ NAVARRO
 

(Pedagoga especialista española).
Es maestra de Educación Infantil, psicopedagoga,  coordinadora pedagógica de la Escuela Infantil Aire Libre, de Alacant, miembro del Consejo de Redacción de la revista Infancia, de la Associació de Mestres Rosa Sensat, de Barcelona y vocal de Asmi.
Participa habitualmente en actividades de formación del profesorado y colabora en varias publicaciones pedagógicas. Es autora de libros de pedagogía y de poesía, en los que narra y analiza sus experiencias con los niños.
    En sus trabajos aparecen como hilos conductores: la escucha a los niños, el vínculo maestro-alumno, la inclusión del mundo emocional en la escuela, la valoración del grupo, las relaciones, la experimentación y la creatividad.

 
AUSPICIAN Y APOYAN:

SAEP: Colegio Elbio Fernandez, MEC, ANEP-CODICEN, REDSOLARE, Facultad de Psicologia, ETC. (En trámite)
 
 
PRESENTACION DEL SEMINARIO:
 
La primera vez que vi caramelos de violeta fue cuando una amiga me los trajo de Madrid. Venían metidos en una caja primorosa, tenían forma de flor y despedían un aroma dulzón que olía medio a colonia, medio a las violetas que asoman de tanto en tanto en mi jardín.

Como me extrañó que estuvieran hechos de verdad de mis flores preferidas, me puse a leer la composición, a olerlos, a probarlos, y entonces, ya no hubo modo de mantener la desconfianza, porque además de que sabían a gloria, descubrí que aquellos perfumados simulacros de flores, estaban elaborados con esencia de puras violetas y eran bastante famosos.

Me sorprendieron por su color lila blanquinoso, como si salieran de una niebla azucarada, y por el color añil sentido, que mostraban apenas se humedecían en la boca. Me sorprendieron por su gusto a silvestre, a regalo, a cosa buena. Me sorprendieron por su gran parecido con unos botones de cristal en forma de florecita que conservo hace mucho en un bote de sales de baño y que formaban parte de una especie de herencia que me dejaron, unas modistas, vecinas de mi abuela, cuando se retiraron.

Al conocer los caramelos de violeta, y encontrarles parecido con mis queridos botoncitos lila, sentí que quedaban unidos en mi imaginación como símbolos de lo que vale la pena conservar, de lo que nos puede hacer disfrutar o aprender, de lo que nos acompaña y nos endulza la vida algunos ratos.

Quizás sea por eso que al buscar un nombre para bautizar este seminario, me hayan venido con fuerza al pensamiento. Y he decidido que éste puede ser un buen título para este encuentro con pretensión de innovación y cambio que contendrá retazos de mi experiencia, mis sentimientos y mis reflexiones, aunque no siempre sean tan dulces como los caramelos.

Me gustaría que se viera en él mi sensación de alegría al contemplar el crecer de los niños, al intuir su radiante inteligencia y al poder acompañarlos en su despertar a unos saberes y sentires siempre nuevos.

.                                                                                                             Mari Carmen Díez Navarro